Melocotón Loco

Hoy vengo con mi primera reseña sobre la otra gran escritora española de literatura Chick-lit, Megan Maxwell. aunque no solo escribe chick-lit, si no que su verdadera especialidad es realmente la novela romántica y de vez en cuando va variando este género hasta otros subgéneros.

Mi primera aventura y novela de Megan ha sido Melocotón Loco, que creo recordar que fue una recomendación de mi curruñis, así que gracias!! Y ahora ya, sin más rodeos os cuento un poco de que va la historia y os doy mi opinión.

La novela comienza con una joven protagonista, Ana, que decide irse de casa e independizarse en un nuevo país, tras lo que parece ser una ruptura muy turbulenta con su novio de siempre. En España, rehace su vida y crea su propia agencia de fotografía junto con su amiga y compañera de piso Nekane, una navarra de armas tomar. Debido a un descuido con los fogones de su vecina, Encarna (una encantadora gallega), tienen que intervenir los bomberos y allí conoce a Rodrigo, el otro protagonista, guapo, ojazos, alto, macizorro y fan de chicas altas, con pelazo y tetonas. A partir de ahí, una historia de amor y amistad a ratos imposible, a ratos un divertida, a ratos un tanto insoportable.

Me pasa un poco lo mismo que con las historias de Elisabet Benavent, me resulta poco creíble la historia en algunos puntos, creo que las personas no somos así ni reaccionamos de esa forma y me sobran las descripciones de sexo, aunque en este libro tengo que reconocer que al menos no soy muy largas. Por supuesto, esto es algo muy subjetivo, posiblemente no haya que buscar la credibilidad en este tipo de novelas, si no solo pasarlo bien.

Cosas que me han gustado mucho de Melocotón Loco:

  • La relación de amistad entre Ana y Nekane, con su propio vocabulario inventado, como «dorotear» o «estar almendrada».
  • Toca temas un poco complicados como el maltrato a las mujeres y el enfrentar un embarazo sola, sin pareja, sin padre. Me gusta que un libro trate estos temas, pero creo que en ambos casos los endulza demasiado y son parte de la historia que podía haber desarrollado más. No sé, hubiese agradecido las partes amargas, las grietas en los pezones, las hemorroides, el cansancio… no que la chica tiene el niño y el mundo, tanto el personal como el profesional no le cambian…
  • Las consecuencias de ser solo amigos y todo lo que te tienes que guardar para ti, porque eres amigo/amiga de y solo amigo/a de. Esta parte si la trata bien y es la que más emociones te despierta, por lo menos a mí. La amistad no te da derecho a decir o aconsejar ciertas cosas y aquí le dan un enfoque interesante.
  • El miedo a que te hagan daño, pero al mismo tiempo el miedo a estar separada de esa persona que te gusta. Es el eje principal de toda la novela, lo que mueve a ambos protagonistas y es el aspecto más cuidado de todos y tengo que decir que también el más realista.

En general, para pasar un rato divertido es un libro que está bien. Como lo lees y sabes que la vida real no es así, no te genera grandes traumas emocionales, pero siempre te quedas con los diálogos que son bastante divertidos. Me sobran partes del libro que creo que no aportan mucho y que habría aprovechado para desarrollar más la parte del embarazo, parto y postparto o la historia de la madre de Rodrigo, pero en general, me he divertido con Melocotón Loco y creo que me atreveré con alguna de las obras más conocidas y recientes de Megan.

Ahora sí, mensaje para todas las escritoras de chick-lit español. En Madrid no están todos los tíos buenos del mundo, yo cuando voy no los encuentro y no es tan fácil ligar con ellos, ni con ellos, ni con cualquiera, no al menos los que valen la pena. Todas las que no vivimos en Madrid, agradeceríamos un poco más de variedad geográfica y más realismo en cuanto a lo de ligar se refiere.

Por último y antes de acabar con esta entrada quería comentaros un par de cosas:

1.- Este finde, Netflix estrenaba la segunda temporada de La Casa de las Flores, de la cual soy muy muy fan y por supuesto, la he visto entera. La primera temporada me gustó más, porque el papel de Verónica Castro es increíble de bueno y de divertido, pero esta segunda temporada es igual de loca y me lo he pasado igual de bien viéndola. Los hermanos de la Mora son geniales todos. Además ese momento en que empiezan a gritar: Nosotras, nosotros, nosotres… no tiene precio. Tenéis que verla, aunque os advierto, es una serie para gente inteligente, que se toma la vida con sentido del humor, para ofendiditos y derechita e izquierdita cobarde, mejor ver las noticias.

2.- Leer Melocotón Loco me ha dado muchos ánimos para seguir escribiendo. Yo los tengo de base, pero mientras iba leyendo, solo pensaba, yo también puedo escribir algo así, yo también puedo conseguirlo. Obviamente, tengo que seguir escribiendo mucho más y aún así es posible que nunca llegue ser una Megan o Elisabet, pero no lo veo imposible, si no cada vez más cerca. Además, tampoco quiero ser una Megan o Elisabet, sin menos preciarlas, por supuesto, porque el solo hecho de estar donde están y todo lo que han logrado es para quitarse el sombrero y admirarlas. Es solo que yo tengo mi propio estilo y con él quiero que se me conozca. El estilo Impar.

Y por hoy ya lo dejo. Si tenéis nuevas recomendaciones de libros o series, o películas para el cine, siempre estoy encantada de recibirlas.

Nos leemos Impares!

By Impar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.