Soy lo que me das

No…

no voy a desgranar la letra de la canción de Chenoa, pero quería compartir una pequeña reflexión con vosotros de lo que significa dar.

Antes de nada os pido perdón por teneros un poco abandonados. Me examino en breve de una certificación que me estoy preparando para el trabajo y hasta el día del examen, estoy dedicando casi todo mi tiempo libre a estudiar, hacer ejercicios y sentirme segura con el temario. Aún así, sigo dando los pasos que puedo en el mundo literario, sólo que sin agobiarme. A veces hay que ir cambiando de ritmo y de prioridades según van viniendo las cosas, pero eso sí, sin dejar de mirar hacía el objetivo final.

Soy lo que me dás, ¿por qué este título? Porque muchas veces nuestras acciones vienen dominadas por lo que recibimos de los demás. “Si Fulanito no me llama, yo a él tampoco” o “Pues como Menganito no me regala nunca nada por mi cumpleaños yo a él lo mismo”. Y como tenemos una justificación que además creemos justa para nuestro comportamiento, llega un momento en que se ve hasta normal. Se nos olvidan dos cosas principales: que las cosas tenemos que hacerlas porque nosotros queremos y que no todas las personas son iguales.

Como lección moralizadora, como castigo por mal comportamiento de un niño, vale, pero llega un momento en la vida, en que no somos los que nos dan ni lo que damos, somos lo que hacemos y más vale que lo hagamos por una buena razón, por nosotros mismos, por no ser como son los demás, si no por ser una mejor versión de lo que somos.

La próxima vez que te cuestiones si ese amigo, familiar o compañero del trabajo se merece esa llamada, una visita o ayuda, no pienses en lo que hizo él o ella en su momento, piensa sólo en lo que tú quieres llegar a ser.

Hasta la próxima impares!

 

Photo by Biel Morro on Unsplash

By Impar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *