Elige tu propia novela – Capítulo 6

A petición popular, continuamos con la historia de Mariana y Marcos. No os olvidéis votar cómo queréis que continúe la historia.

Nos leemos Impares!

Sentí que el corazón empezaba a palpitar a más velocidad de lo normal. ¿Cuándo había aprendido Elena a viajar al futuro? ¿Cómo había conseguido esa foto? ¿Podría Marcos hacerlo también?

No era propio de Elena, teníamos un pacto, no podíamos alterar lo que veíamos o cambiar cosas cuando congelábamos el tiempo. Siempre que lo habíamos hecho el resultado había sido nefasto para nosotras, llámalo karma o simplemente putadas del destino.

Así abrí la carta, desplegué el papel y reconocí la letra de mi hermana, aunque estaba tan acojonada que las palabras se mezclaban entre sí:

«Querida Mariana,

si estás leyendo estas palabras es porque has encontrado la foto de la graduación de Marcos. Está guapo mi hombrecito, ¿verdad? Sé que no llegaré a conocerlo, lo he visto, sé cómo voy a morir y sé que tú serás una madre para él, la que yo no podré ser.

Empecé a dar saltos al futuro a partir del nacimiento de Marcos, al principio eran solo minutos, como si pudiera desdoblarme y vivir 5 o 10 minutos por delante y luego volver a ser yo con toda esa información. Conforme Marcos crecía, los saltos que podía hacer, también. Días, semanas, meses, años. Es muy extraño conocer un futuro en el que sé que no hay un sitio para mí.

Prometimos que no alteraríamos ni el tiempo ni los acontecimientos, viésemos lo que viésemos, pero te he traído esta fotografía que robe de tu casa de dentro de 25 años, para que puedas creerme. Ahora mismo, cada vez que te hablo de testamento, custodia, etc… te pones blanca y cambias de tema y yo necesito asegurarme que Marcos estará bien. Y sin embargo, no puedo hacer más de lo que estoy haciendo.

Cuida de mi hijo, estoy segura de que él también puede dar saltos en el tiempo y que percibe cuando yo los hago. No sé qué mas podrá hacer, pero necesito que haga lo que haga, te asegures que ese poder no es más fuerte que él. Enséñale a controlar sus impulsos y sus deseos. No permitas que viva en el pasado, ni en el futuro. Quiero que se centre en ser feliz en el presente. Hazlo Mariana, me lo debes.

Se feliz y haz que mi hijo también lo sea.

Te quiero,

E

Durante un periodo indeterminado de tiempo no supe cómo reaccionar. No era capaz de moverme, ni de articular dos pensamientos coherentes seguidos. Sostenía la hoja entre mis manos y concentraba todos mis esfuerzos en relajar mi respiración. Y así, estuve varios minutos, tal vez una o dos horas, hasta que un ruido de la calle me devolvió a la realidad. Elena sabía cómo iba a morir y no hizo nada para evitarlo. Prefirió dejarnos a romper esa regla no escrita de no alterar la realidad.

Pero yo no era Elena. No podía viajar en el tiempo, pero Marcos sí. ¿Y si todo este dolor se pudiera haber evitado?

Opción A: Mariana decide investigar más sobre la muerte de su hermana para intentar evitarla.

Opción B: Marcos llega del colegio y ve la fotografía

Opción C: Mariana congela el tiempo y destruye todo lo relacionado con Elena

Capítulo 5

Capítulo 4

Capítulo 3

By Impar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.