Seremos recuerdos

Tal y como os conté en Fuimos canciones me animé a leer los últimos dos libros de Elisabet Benavent. Le di una oportunidad al segundo libro porque justo los dos o tres capítulos del final del primero, me emocionaron mucho. Tengo que reconocer que me equivoqué, no con el libro, con la oportunidad.

A modo resumen os diré que me ha parecido un auténtico pestiño el libro y la historia en general. El final más predecible no podía ser. Desde el capítulo 1 en que conoces al chico protagonista, Leo, pluscuamperfecto por supuesto, sabes cómo va a acabar la historia. La protagonista, Macarena, era odiosa, o por lo menos yo la he odiado hasta el punto de querer darle un tortazo de vez en cuando y decirle: ¡Coño espabila y deja de lloriquear y quejarte tanto! Desde mi punto de vista, había tres personajes secundarios, las amigas de la protagonista y la jefa petardo, con historias realmente interesantes y con un contexto y dilema moral que podía dar mucho juego. En cambio la autora, ha desarrollado por completo la historia de Macarena, con su amor imposible de siempre que se hace posible y será porque me cae mal, pero las tías coñazo como ella no se merecen acabar así.

En total, hay unas dos mil páginas que leer entre los dos libros de las cuales sobran la mitad, porque no te aportan nada, al igual que  algunos personajes como Raquel, Luis, Candela y el hermano de Maca, a cada cual menos creíble. Porque decidme, ¿qué mujer es tan guapa, perfecta, simpática e inteligente como Raquel en el mundo real, además de ser tan buena, como para querer que su novio mantenga una relación de amistad con su ex-pareja (amor de su vida) con la que siempre ha tenido una relación tormentosa? Lo siento, no es que yo sea mala persona, pero las tías no somos así. También sobran las descripciones de todo lo que llevan puesto todos y cada uno de los personajes, pintalabios incluidos. Sí, todos conocemos el Ruby Woo de MAC, el rojo por excelencia, pero no seas intensa, además ¿13 años usando día y noche el mismo pintalabios? ¿con lo que reseca ese en concreto? Ya te digo yo que no.

Otra cosa que no me ha gustado nada del libro es que cada vez que introduce a un personaje nuevo, ocurre en el caso de Julia y Candela, la autora acaba el capítulo con frases estilo: “poco podía saber cómo XXX iba a cambiar su vida” o “si hubiera sabido…”. No quiero saberlo, quiero que me lo des a entender con los personajes, con las cosas que le pasan, pero no me lo adelantes, le quitas emoción. Si desde que me introduces a Candela me dices que va a ser una petarda, ¿qué gracia tiene?. Y lo peor es que la protagonista, incapaz de olerse una mierda atada al flequillo en el primer libro, de pronto en el segundo es una iluminada que sólo con mirar a los demás sabe sus secretos más íntimos. Vamos no, no tenía ni idea del problema de su amiga y no pega que se haga la guay con ello. Si hubiera sido tan lista nos habría ahorrado 500 páginas de tortura psicológica con su obsesión por Leo.

Estoy poniendo verde el libro, lo sé, pero es que además justo antes de leer Seremos recuerdos, leí un libro para escritores que te ayudaba a escribir una novela. En “Madera de escritor” de Sinjania,  te dan consejos y te dicen trampas y recursos en los que no debes de caer porque no le gustan a los lectores o hacen de tu historia que sea aburrida, predecible o poco creíble. Pues contra, aquí mi amiga Elisabet, creo que no se deja ninguno de los fallos que decía el manual y ha vendido más de un millón de libros, así que o nuestra calidad como lectores está cayendo mucho o he perdido el dinero también con el libro de Sinjania, pero creo que es más bien lo primero, porque estaba todo el rato diciéndome: así no somos las personas reales, así no funcionan las relaciones de amor verdadero y eso no es amor, es una relación destructiva.

Tengo claro que este tipo de literatura chick lit no es como leer una novela de Julia Navarro o María Dueñas, no tiene esa profundidad, pero en cambio tiene una frescura y dinamismo que hace que sea divertida y fácil de leer, como me ocurre con los libros de Marian Keyes. Creo que mi desengaño con los libros de Elisabet, excepto el de Mi isla, viene porque espero una magia parecida que no termina de llegar. De momento, mientras aparece, voy a esperar unos 5 años antes de volver a comprar algo de esta chica, a ver si entonces, su próxima protagonista me llega más al corazón y de paso escribe alguna historia fuera de Madrid… que vale que viven 8 millones de personas allí, pero en el resto de España también nos pasan cosas.

Listo pues para sentencia.

Nos leemos impares!!

By Impar

2 Comments

  1. Bajolapieldeunlector

    Hola Impar, solo quería comentarte que respeto tu opinión aunque no la comparto. No como tú, que has ido a mi blog a meter mierda y de paso a darte publicidad (por eso te he borrado). Yo no peloteo a nadie, no tengo necesidad hasta el momento. Doy mi opinión en mi blog sobre todo lo que leo, sea bueno o malo.
    A mí sí me ha gustado esta historia de Elísabet y es tan válido como que a ti no haya gustado, así que deja de jugar a meterte con los demás porque esto se puede convertir en un patio de colegio. Y no se tú, pero eso conmigo no va.

    Un saludo

  2. Impar

    Hola,

    lo primero pedirte disculpas, mi intención no era meter mierda en tu blog, tampoco darme publicidad. Yo no te voy a bloquear ni borrar nada, cuando expresas una opinión hay que saber que habrá gente que pueda opinar sobre la misma. Respeto que te guste el libro, comparto incluso algunas de las cosas que dices, por ejemplo, los diálogos son muy divertidos, las amigas de la protagonista me encantan, pero que me quieras vender que es un libro realista y con personajes coherentes, no. Y a ver cómo lo hago sin hacer spoiler.

    ¿Una persona es capaz de volver a confiar en alguien que le hace lo que le hizo Leo a Maca así sin más?

    Después de pasarlo mal, muy mal por eso, ¿tú que se supone que eres tan buena persona, traicionas a tu amiga porque eres incapaz de controlarte?

    ¿Existen chicas como Raquel? ¿Tan guapas, tan listas y tan tan tan buenas y permisivas con sus novios y sus ex?

    ¿Soy yo la única que ve que la historia de amor es super tóxica y que roza el maltrato por los dos lados? A lo mejor soy yo la única persona que no insulta a su pareja y que no basa el amor en faltas de respeto. Porque te digo ya que cuando eres capaz de decirle ciertas cosas a tu pareja y lo tratas lo mismo que se tratan ellos, te aseguro que el final que se tiene no es el final de cuento de hadas de la historia.

    Y por último, ¿me vas a hacer creer que una chica insegura y que no sabe estar sola, esa era la Maca del primer libro, es la Maca del segundo que parece descendida del Himalaya con sabiduría budista y que de pronto se da cuenta de todo, de cómo funciona el mundo, el amor y sabe leer la mente de sus amigas?

    A lo mejor es un problema mío. La protagonista me ha caído mal desde el principio (aunque tiene momentos de redención al final del primer libro donde consigue emocionarme).

    Las historias reales, no tienen que acabar bien siempre y ésta, en la vida real, no lo hubiera hecho. Y me parece deshonesto por parte de la autora hacernos creer que sí.

    Gracias por tu comentario. Seguiré visitando tu página y viendo tus reseñas, pero no comentaré nada más en contra de tu opinión, por no perder el tiempo.

    Un saludo

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.