Sí y No

Sí,

tienes derecho a divertirte, a pasarlo bien con tus amigos, a vestirte como quieras, a maquillarte como te gusta.

No,

no eres una puta por llevar minifalda, ni una mojigata por llevar cuello vuelto. Viste como quieras, si quieres llamar la atención, llámala y si quieres pasar desapercibida pasa.

Sí,

puedes dejar que el vello te crezca en las partes de tu cuerpo que tú elijas, sin que eso te haga más o menos mujer. Y puedes depilarte sin que eso te convierta en una esclava del patriarcado o en un marica. Es tu elección.

No,

no eres una marimacho por jugar al futbol, por ser ingeniera o por jugar a juegos clasificados como de chicos. Tampoco eres menos hombre por estudiar enfermería, danza o gustarte más Divinity que Teledeporte.

Sí,

necesitamos dejar de sentir miedo cuando caminamos por un sitio solitario o incluso concurrido y un idiota nos hace acelerar el paso con sus comentarios y acoso.

No,

no tienes derecho a abordarme en un bar o en la calle, esté o no esté borracha y soltarme frases prefabricadas por un idiota que te has aprendido de memoria para intentar meterme mano.

Sí,

tienes derecho a cogerte la baja de paternidad sin que te llamen calzonazos y a la reducción de jornada, e incluso a cuidar tú de tus hijos y quedarte en casa. No eres menos hombre, sigues siendo la misma persona.

No,

no eres mejor o peor madre por querer trabajar y muchos menos por esforzarte en hacerlo en un país donde las empresas te hacen la vida imposible cuando eres madre, (incluso las que luego salen en las listas de “mejores empresas para trabajar”). Tampoco eres menos mujer o mala persona por no querer tener hijos, cuidado con los que intentan convencerte de lo contrario.

Sí,

si tengo a derecho a ganar lo mismo que un hombre si hago mi trabajo igual de bien que él. Deben de valorarse el esfuerzo y los resultados, no el sexo de quién los consiga.

No,

no hay que garantizar puestos directivos o de funcionariado para mujeres. Hay que garantizar el acceso a dichos puesto en igualdad de condiciones.

Sí,

soy una persona, como tú, como ella, como nosotros, como vosotros. Merezco el mismo respeto y las mismas oportunidades que cualquier otra persona, independientemente de su sexo.

No,

esto no se soluciona en una manifestación, ni con fotos en las redes sociales, se solucionará tras años de educación a hombres y mujeres. Y si te proclamas feminista, no basta con desnudarte frente al congreso, hay que decirles a nuestras niñas y jóvenes que estudien, que no dejen de ser curiosas, de querer averiguar. Que la persona que sabe más cosas, es mucho más difícil de engañar y que la que tiene un pensamiento propio, no necesita el ajeno.

Y sí,

eres persona, eres mujer y tienes todos estos derechos y libertades. Pero no te engañes, hay mucha gente mala en el mundo, hombres y mujeres. En una discoteca a las 4 de la mañana, en un botellón, en sitios donde haya más alcohol y drogas que personas, no vas a encontrar a Ryan Gosling y se va a enamorar de ti y vais a vivir una historia tipo Lalaland. Y tienes derecho a estar ahí, a pasarlo bien y que no te pase nada, incluso la ley debe proteger que eso sea así y si no lo es, no es culpa tuya. Pero aún así, tienes que saberlo: en determinados sitios, en determinados ambientes y con determinadas personas, estarás mucho más indefensa.

Y no,

no se trata de vivir asustada, no se trata de no hacer cosas. Se trata de ser consciente de la realidad y  tratar de cambiarla no con nuestras palabras, si no con nuestras acciones. Así que piensa, si realmente quieres un mundo en igualdad, ¿qué es lo que vas a hacer?

Impar

Photo by Christopher Campbell on Unsplash

By Impar

1 Comment

  1. Niña diferente

    Amén. No podría estar más de acuerdo contigo, Rosa. La educación es la base del cambio, pero como bien dices éste no ocurrirá a corto plazo, sino a lo largo de varias generaciones y eso, únicamente si existe un respaldo político. De nada sirve que procuremos coeducar en casas y centros educativos si las leyes no impiden desigualdades en derechos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *