Yo también soy persona, Paula

Voy a ser polémica. Hoy que se lleva tanto hablar de feminismo, machismo y personismo voy a pronunciarme al respecto porque creo que hay una pelotera de cuidado y estoy cansada de que me juzguen sin saber de lo que se habla.

Según la RAE, el feminismo, es la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Según la RAE, por tanto, sí tengo ideología feminista. Pero no me quedo ahí, porque no sólo estoy convencida de que las mujeres debemos tener los mismos derechos que los hombres, también las mismas obligaciones, que eso a algunas se les olvida.

Ahora bien, no quiero tener estos derechos y obligaciones por ser mujer, sino porque soy un ser humano, una persona y todos, como personas, debemos tener las mismas oportunidades. Pero no ser iguales, porque no lo somos, porque un Fulanito nunca será igual que un Menganito.

Una vez definida mi postura voy a echarle un cable a Paula Echevarría, no porque me caiga bien, o me guste más o menos, sino porque he visto como muchas mujeres feministas, la han linchado públicamente, sacando de contexto la entrevista en la que se le hizo la pregunta.  Mis argumentos son:

Primero: hoy en día, cuando piensas en el feminismo, lo primero que te viene a la cabeza no es la definición que he mencionado arriba, son las chicas que se hacen fotos de sus piernas sin depilar, la señora que llevó a su bebé al Congreso para darnos una lección de conciliación, los miembros y miembras de los partidos políticos, los que se ponen como unas fieras por los anuncios publicitarios de Intimissimi… etc etc. Eso no es ser feminista, al revés, eso lastra todo por lo que se está luchando.

Hoy para ser feminista hay que ser de una determinada manera, sino eres machista. No te puedes cuidar y estar guapa porque eres esclava del machismo, no puedes comprarte ropa interior bonita, si te depilas es que te sometes a la cultura machista, si te quedas en casa para cuidar de tus hijos también lo haces mal, si das o no das el pecho te equivocas, etc, etc… Así que si para ser feminista, tengo que ser como un grupo de mujeres me dicen que tengo que ser, no, no soy feminista, soy ante todo persona, la persona que a mí me de la real gana de ser.

Me depilo, me gusta estar guapa y me arreglo porque me encanta verme bien, tengo una inversión considerable en Intimissimi,  trabajo, no tengo hijos ni estoy casada, no he dejado de estudiar en toda mi vida y estoy totalmente en contra de que haya que dar puestos a mujeres, si no se lo merecen simplemente por el hecho de las cuotas de igualdad. Eso no me hace más feminista que otra mujer que se haya casado, tenido hijos, trabajado o quedado en su casa, que no se depile o que vaya todos los días a la peluquería o nunca. Porque todas queremos lo mismo, la capacidad de poder elegir.

Pero esa capacidad no la da enseñar tus axilas belludas en Instagram, eso es cosa de la libertad de expresión, de imagen, haz lo que quieras con tu cuerpo. La igualdad de oportunidades que queremos, se lucha desde la educación, cosa que no hace ninguna diputada ni diputado (vayan o no con su bebe a un Congreso con guardería), ya que desde que soy consciente, no hay “ovarios” de sentarse y dialogar por un pacto educativo global. Se lucha todos los días desde casa, desde la educación que se les da a los niños, desde los centros educativos, desde nuestros puestos de trabajo demostrando, no que somos mejores que un hombre, sino que hacemos igual de bien nuestro trabajo.

Segundo: el programa donde se hace la entrevista a Paula, el Hormiguero, todavía no he visto a nadie que lo critique, ni a él ni a Pablo Motos. Llevo años esperando que alguien me explique el papel trascendental que tienen Pilar Rubio y Ana Simón, enseñando cacho y haciendo el mongui para disfrute del señor Motos. ¿Ellas son más feministas que Paula Echevarría? Y luego él, que vaya preguntas machistas hace, me gustaría que alguien se las planteara a ver la cara que pone, pero es un hombre. Y claro, es mucho más fácil para una feminista criticar a una mujer trabajadora, que trabaja probablemente en uno de los medios más machistas que existen y que además es madre de una niña. ¿En serio alguien se puede creer que una mujer como Paula Echevarría, no quiere esa igualdad para su hija o para ella? ¿Estamos tontos o qué?

Me entristece ver que el feminismo no diga nada de no criticarnos entre nosotras, ni de no ponernos piedras en un camino que ya de por sí es difícil, pero claro, es que yo no soy feminista, será que sólo quiero ser persona.

P.D.: Ya que estoy con las causas imposibles, una mano también a Dani Rovira. Si en la marquesina del autobús en vez de una chica, estuviera un chico en calzoncillos, nadie te habría criticado, al revés, todas habrían dicho “Ay oma que rico”, y todos lo sabemos. No entremos en el juego de lo absurdo.

By Impar

2 Comments

  1. Niña diferente

    Creo que es una de la pocas ocasiones en que nuestras opiniones difieren. Y es que me parece que relacionar el feminismo con cuestiones estéticas como el bello o la lencería o las manifestaciones posturetas de ciertos políticos o famosetes está ya muy trillado y, según creo, totalmente fuera de lugar.

    Conste que no me gusta que se linche públicamente a ninguna persona, aunque sea un personaje público; pero creo que a esta actriz (?) las críticas le han llovido por las parrafadas que soltó. Y sí, querrá lo mejor para su hija, pero las palabras que dijo fueron una metedura de pata total. La prudencia es algo que le vendría muy bien cuando le pregunten por temas que claramente se le escapan.

  2. Niña diferente

    Añado que no me gustan los ejemplos que has puesto porque son precisamente los que conducen a términos como feminazi, hembrismo y demás. ¿Y sabes qué? Que estoy cansada de escucharlos. A quienes los dicen y a quienes sueltan el rollo de yo no soy ni machista ni feminista, pero… Muy cansada.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *